Michael Johansson

El artista sueco Michael Johansson recontextualiza los objetos mundanos, liberandolos de su función para producir esculturas geométricas e instalaciones cuidadosamente construidas. Sus piezas de Tetris de la vida real son reconocibles pero únicas, arqueologías de la vida cotidiana comprimidas en rectángulos o cubos.

Nacido en Trollhättan, Suecia, Johansson estudió en la Academia de Arte de Trondheim, la Kunsthochschule Berlin-Weißensee y el Royal College of Art de Estocolmo, antes de completar su MFA en la Academia de Arte de Malmö en 2005. En la tradición de artistas como Tony Cragg, Bill Woodrow y Allison Wilding, quienes comenzaron a imaginar objetos prefabricados como materia prima para la escultura, Johansson abandona el dibujo y la pintura dedicándose a los tesoros de los mercadillos.

Estos experimentan una transformación estética y espacial en las manos de Johansson. Las formas y tamaños aleatorios de los objetos cotidianos se convierten en formas geométricas perfectamente equilibradas. Un esquema de color monocromo es otra característica constante de sus obras, que proporciona una forma bien definida y calma visual. La exageración deliberada también es clave, con básculas de baño apiladas, maletas atascadas una dentro de otra o una caravana repleta de objetos. Reflejando la obsesión de Johansson por encontrar dobles de objetos aparentemente únicos y a menudo inútiles.

En series como Some Assembly Required y Engine Bought Separately, Johansson realiza ingeniería inversa de objetos en kits de modelos, como los que lo fascinaron cuando era niño. Estos trabajos hablan sobre nuestra relación con los objetos, haciendo referencia irónicamente a la funcionalidad y al mismo tiempo eliminándola.

Desde su primera exposición individual en 2004, Johansson ha exhibido en Suecia, Noruega y Dinamarca, entre otros, incluso en el Museo Värmlands y el Museo Vigeland. Ha participado en exposiciones grupales en todo el mundo, incluso en el Museo de Arte Moderno de Moscú, el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y la Fundación de Arte Fubon de Taipei, y ha completado residencias de artistas en Islandia, Noruega, Japón y Alemania. Sus obras forman parte de numerosas colecciones públicas y privadas, incluyendo el Art Council Norway y el  Malmö Konstmuseum (Suecia).